Escoge tu Idioma

Siguenos

La Región Loreto

Los primeros pobladores de la región agrupados en pequeñas tribus se expandieron de manera muy primitiva por las vertientes orientales de los Andes. Muchos de ellos pasaron a las cuencas del Purús, Turúa y Yaraví y recibieron el nombre del jefe o curaca respectivo.

Es difícil precisar la cantidad de habitantes que existían cuando llegaron los primeros exploradores y misioneros; sin embargo, cifras de cronistas indican que sólo en el primer siglo de evangelización se bautizaron más de 100 mil nativos. Esto hace presumir que al arribar los conquistadores la población indígena bordeaba los 300 mil habitantes, posteriormente éstos fueron diezmados por enfermedades adquiridas en su contacto con los extranjeros. Entre las principales causas del exterminio se incluyen la viruela, difteria, malaria, fiebre amarilla y tos ferina.

Numerosos misioneros, exploradores y aventureros registraron las primeras crónicas de estas tierras. En 1539, Francisco Pizarro encargó a su hermano Gonzalo organizar una expedición para emprender la búsqueda del mítico "País de la Canela"; los expedicionarios partieron del Cusco, siguieron a Quito y continuaron por el río Napo. Luego de muchos días de recorrido, Gonzalo Pizarro ordenó a Francisco de Orellana separarse del grupo para ir en busca de provisiones. Así, el 12 de febrero de 1542, Orellana descubre circunstancialmente el Río Amazonas. Este descubrimiento suscitó que muchos aventureros animados por la ambición de riquezas, procuraran el hallazgo de un reino de oro y, por otro, el deseo cristiano de misioneros para llevar el Evangelio a los nativos.

Las misiones en la selva adquirieron gran importancia en el Siglo 18, durante todos estos años, los jesuitas y los franciscanos evangelizaron y fundaron diferentes poblados, contribuyendo a abrir caminos y acortar las distancias entre tribus y comarcas. En 1740 el jesuita José Bahamonde funda los caseríos Santa Bárbara de Nanay y Santa María de Iquitos, en el río Mazán. Todas las poblaciones se unieron y emigraron a las altas riberas entre los ríos Amazonas, Nanay e Itaya.

Según la tradición, Iquitos fue fundada en 1757 por los jesuitas con el nombre de San Pablo de los Napeanos, siendo el primer puerto fluvial sobre el río Amazonas. En aquella época era una pequeña aldea poblada por la tribu de los indios Iquitos. Prontamente, el pueblo se convirtió en lugar estratégico para la partida de los misioneros a otras zonas de la selva. A la caída de las misiones siguió un largo periodo de ostracismo que abarcó todo el siglo XIX; no obstante, en este tiempo se fueron sentando las bases de la futura organización política. A la llegada del siglo XX el progreso alcanzó la región con la navegación a vapor, el auge de las gomas elásticas y la inmigración de extranjeros.

La lejanía de la capital y la falta de medios de comunicación mantuvieron apartado a Loreto del resto del país buena parte del siglo XIX. Recién en 1880, con el inicio del auge del caucho, la zona atrajo la atención de muchos. Iquitos se transformó, aumentó notablemente su población y surgieron construcciones modernas en sus calles de tierra.

La riqueza vino como consecuencia del éxito de los empresarios caucheros pero la bonanza económica solo duro 30 años. Cuando la demanda por el caucho pasó de la de la Amazonía a las colonias del Lejano Oriente por causa de sus bajos precios, la economía de la región fue seriamente afectada. La época dorada de opulencia se terminó. No obstante, Iquitos disfrutó en los últimos 50 años otros periodos de grandeza
Por la explotación maderera y petrolera que sin embargo no se comparan a aquella del caucho.

Sobre el Clima y Relieve de Loreto

La Región Loreto está cubierta de una densa vegetación, con colinas de poca elevación y superficies ligeramente onduladas recorridas por diversos ríos de la cuenca del río Amazonas. Loreto es la región más extensa del país (368,852 km2) aunque también es una de las menos pobladas.

La cuenca del Amazonas es la más grande del mundo, no sólo por su extensión sino por su caudal y por la riqueza biológica que alberga, la fauna íctica es considerada la más rica del planeta, cuyo potencial hidrobiológico cuenta con una biomasa de mas de 748 especies identificadas, la que actualmente es explotada de manera artesanal.

En casi toda la región, el clima es cálido y muy lluvioso. Las lluvias suceden a lo largo de todo el año. La temperatura promedio es de 17° C a 20° C en los meses de junio y julio y una máxima de hasta 36° C en los meses de diciembre a marzo. No obstante el clima cálido en estos meses, se considera esta época del año como invierno. La humedad promedio es de 84% con fuertes lluvias durante todo el tiempo.